Archivo de la etiqueta: Andalucía

COMIENZA UNA NUEVA ETAPA

Estos últimos 15 días os he tenido muy intrigados. Habéis sido muchos los que me habéis preguntado mediante mensajes e incluso preguntándome por la calle, que pasaba el día 17 de Junio. Pues ya llegó el día y el misterio va a ser resuelto YA!!

Comienza para mí una nueva etapa en mi trayectoria bloguera. Abro mi nuevo portal web, cargado de buenos contenidos para compartir, historias que contar, momentos de felicidad, familia, viaje, mundo, conocimientos nuevos y bonitas experiencias.

 Para el diseño y elaboración de la web conté con Cristóbal Santos, Bernardo Caro y Manolo Jurado, mis amigos del Estudio Quince, que después de algunos meses y haberle echado muchas horas, han realizado un grandísimo trabajo, pero sobre todo un trabajo con una frescura que personalmente me ha encantado.

Para el proyecto nuevo del blog necesitaba fotos de mi con buena calidad. Estas fotos las puede hacer cualquiera que tenga una buena cámara, pero no se trataba de eso, necesitaba unas fotos en las que se reflejara mi personalidad en estado puro. Desde un primer momento pensé en Curro Rodríguez Sánchez, que aparte de ser mi amigo es un genio de la fotografía. Así que entre pinares y trigales fui modelo por un día.

Estos últimos meses han sido apasionantes, viendo como poco a poco la web iba tomando forma  hasta convertirse en algo fresco y muy actual.

Entra en mi nuevo portal web, pincha en este enlace y se abrirá un mundo nuevo lleno de aventuras, curiosidades. Te lo vas a perder? http://elfarodelajument.com/

Anuncios

Otoño en La Alhambra.

Otoño en La Alhambra

“El Partal”

OTOÑO EN LA ALHAMBRA

Camino lentamente por donde se alarga la Carrera del Darro, a los pies de La Alhambra, el río a mi derecha, cruzo el puente y enfilo la Cuesta del Rey Chico. La mañana es un poco fresca, hay algunas charcas en el suelo y las tunas del camino tienen un verde mas intenso, al estar aún mojadas por la fina llovizna que ha caído durante la noche.

Llego a una de las murallas de la Alhambra, el riachuelo baja con prisa por la pendiente, su caudal es constante, los árboles del camino destellan al pasar, por su variedad de ocres y dorados en sus hojas conservando aún gotas de lluvia. El Otoño ha llegado a La Alhambra.

Riachuelo, Camino del Rey Chico.

Riachuelo, Cuesta del Rey Chico.

Camino del Rey Chico

Cuesta del Rey Chico

Camino del Rey Chico

Cuesta del Rey Chico

Granada desde el Camino del Rey Chico

Granada desde la Cuesta del Rey Chico

Visitar La Alhambra en Otoño es un placer para todos los sentidos. El canto de los pájaros, el crijudo de las hojas al pisar, el constante rumor del agua por todo el monumento, el olor a tierra mojada, miles de flores salpican bonitos colores en el rojizo manto que se convierte La Alhambra en Otoño. Las frutas de temporada, caquis y granadas con rojos y anaranjados intensos, apunto de ser recolectados y con algún que otro pajarillo picando el interior del sabroso fruto. La Alhambra se puede sentir. Se siente arte, naturaleza, historia….

Frutos de Otoño

Frutos de Otoño

La Alhambra

La Alhambra

Flores de La Alhambra

Flores de La Alhambra

Frutos de Otoño

Frutos de Otoño

La Alhamba

La Alhambra

Flores de La Alhambra

Flores de La Alhambra

f

La Alhambra en Otoño

La Alhambra en Otoño

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

Otoño en La AlhambraOtoño en La Alhambra

La Alhambra en OtoñoLa Alhambra en Otoño

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

La Alhambra en Otoño

La Alhambra en Otoño

No es la primera vez que visito La Alhambra, pero en esta estación las estancias del recinto Nazarí poseen una luz singular, dejando perplejo a todo el que la visita. Según la estación del año y la hora del día, la luz en el conjunto de la Alhambra cobra un protagonismo especial.

La Alhambra

La Alhambra

La Alhambra

La Alhambra

Palacio

Palacio

EstanqueEstanque en El Partal

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

La Alambra en Otoño

La Alambra en Otoño

Otoño en La Alhambra

Otoño en La Alhambra

Por todos los jardines, palacios y estancias se oye el rumor del agua. Es un elemento fundamental en La Alhambra, como abastecimiento del monumento, como elemento purificador y como función estética. Se puede apreciar en las acequias, utilizando los desniveles para conducir el agua, en el acueducto de la Cuesta del Rey Chico, en las decenas de fuentes de mármol y en los estanques del “El Partal”, que cobran vida por los múltiples peces de colores.

Etanque en "El Partal"

Etanque en “El Partal”

Acequia

Acequia

Acequia

Acequia

Estanques en "El Partal"

Estanques en “El Partal”

El Generalife

El Generalife

El Generalife

Otoño en La Alhambra

Acueducto, Camino del Rey Chico

Acueducto, Cuesta del Rey Chico.

Peces en el estanque de "El Partal"

Peces en el estanque de “El Partal”

Peces en "El Partal"

Peces en “El Partal”

Al terminar la visita, bajo lentamente por el mismo camino por donde subí a La Alambra, por la Cuesta del Rey Chico, cuesta por la que Boabdil camino del exilio, abandonó La Alhambra y con ello su reino. En mis manos llevaba un ejemplar de “Cuentos de La Alhambra” de Washington Irving. Me senté cerca del riachuelo y no puede evitar ojear el libro. En ese momento solo pensaba en Boabdil, en aquella famosa frase que le dijo su madre AixaNo llores como una mujer lo que no supiste defender como hombre” y en el dolor que debió sufrir al alejarse del maravilloso reino que acababa de entregar a Los Reyes Católicos.

Leyendo "Cuentos de La Alhambra"

Leyendo “Cuentos de La Alhambra”

Te dejo con un fragmento de “Recuerdos de Boabdil”, de “Cuentos de La Alhambra”.

” Espoleé mi caballo y llegué  a lo alto de una roca desde la cual lanzó Boabdil su última y apesadumbrada exclamación, cuando volvió sus ojos para dar el adiós de despedida, y que se llama el ultimo suspiro del moro. ¿A quien extrañará su angustia al verse arrojado de un reino y de una residencia semejantes? Al salir de La Alhambra, le parecía abandonar todo el honor de su estirpe y todas las glorias y delicias de su vida.

Fue aquí también donde su aflicción se hizo mas amarga con el reproche de su madre Aixa, la misma que tantas veces le ayudara en horas de peligro, y que trató en vano de infundirle su propio y resuelto ánimo. << Llora como mujer lo que no has sabido defender como un hombre>>; palabras estas que delataban mas el orgullo de la reina que de los temores de la madre.”

WashIngton Irving.

MADINAT AL-ZAHRA, LA CUIDAD BRILLANTE.

Medina Azahara

Medina Azahara

MADINAT AL-ZAHRA, LA CIUDAD BRILLANTE.

El fin de semana en Córdoba parecía que llegaba a su fin, pero quedaba algo en el tintero, “MADINAT AL-ZAHARA”, Medina Azahara, así que para aprovechar bien el Domingo, qué mejor que darse una vuelta por estas impresionantes ruinas de lo que fue la ciudad Omeya mas importantes de occidente.

Medina Azahara se encuentra a unos 7 .5 Kilómetro de Córdoba en dirección a Palma del Río, en la falda del Monte La Desposada de la Serranía de Córdoba. Para atender a los numerosos visitantes que la visitan a diario, han construido un centro de visitantes a un  kilómetro de las ruinas. Si quieres acceder al yacimiento debes sacar la entrada en este centro, donde puedes ver un interesante documental que resulta imprescindible para entender mejor la visita. Además, hay un museo en el que se exponen piezas encontradas por los equipos de arqueología, algunas son realmente curiosas. Por fin ya es hora de ver lo realmente importante, el Yacimiento de Medina Azahara, para lo que tienes que coger un autobús lanzadera que sale del centro de visitantes cada 15 minutos.

EL YACIMIENTO

Al traspasar la puerta de entrada al Yacimiento, ves a tus pies la planicie de la Vega Cordobesa, y una cuidad que evoca el esplendor que tuvo en el siglo X. El Califa Abderramán III supo escoger la ubicación para la fundación de su nueva cuidad. Desde lo alto ves como está dividida en tres terrazas para aprovechar el desnivel del terreno, apreciándose de forma clara como la topografía del lugar jugó un papel muy importante para la planificación de la cuidad. En lo alto se sitúa El Alcázar y las dependencias de gobierno. En la intermedia La Mezquita. En la inferior se encontraba La MedinaLos Talleres, El Zoco y las viviendas de los servidores y artesanos. El acceso a las diferentes terrazas dificultan la entrada a sillas de ruedas o carritos de bebé. En caso de que tengas un bebé, es preferible que lo lleves en la mochila portabebé.

Medina Azahara

Medina Azahara 

Medina Azahara

Medina Azahara

Casa de Yafar

Restos de la muralla

Restos de la muralla

Restos de la muralla

Restos de la muralla

Medina Azahara

Palacio

Horno

Horno

 El Salón de Abderraman III no puede ser visitado por estar en fase de restauración, era uno de los majestuosos salones destinados a recepciones políticas que se celebraban en la cuidad. Frente a este salón se encuentran Los Jardines, que ni por asomo muestran el esplendor que tuvieron en su época. Estos contaban con modernas acequias, fuentes de mármol con numerosos chorros, estanques, mil variedades de flores, palmeras, árboles frutales…. ahora solo se ven algunos setos, naranjos, olivos, palmeras y en el suelo paneles que decoraban algunas estancias que parece que esperan ser devueltos a su lugar de origen, aunque realmente Medina Azahara está en plena fase de restauración y en algún sitio tienen que estar.

Salón de Abderraman III, en restauración

Salón de Abderraman III, en restauración

Salón de Abderramán en restauación

Salón de Abderramán III en restauación

Jardines

Jardines

Jardines

Jardines

P1060238

La Mezquita Aljama está en la parte occidental y fuera del recinto del alcázar. Tenía un pasadizo cubierto que utilizaba exclusivamente El Califa para acceder al oratorio. Cuentan que se construyó en solo 48 días y para ello fueron necesarios mil hombres.

Mezquita

Restos de la Mezquita

Restos de la Mezquita

Restos de la Mezquita

UN POCO DE HISTORIA

Madinat Al-Zahra fue construida en el Siglo X por el primer Califa de Al-Andalus, Abderraman III en honor a su esposa predilecta Al-Zahra. En su construcción no se escatimó en gastos, ya que uno de los motivos por los que el Califa la construyó fue para demostrar a sus enemigos su superioridad. A Abderramán III le gustaba impresionar, el lujo y la ostentación predominaban en la recepciones y ceremonias que ofrecía para los monarcas y embajadores extranjeros en los salones ricamente decorados. Medina Azahara fue un referente arquitectónico y cultural en la Edad Media.

La ciudad de Madinat Al-Zahra, tuvo una vida corta, 70 años, ya que quedó en el olvido después de una sucesión de guerras y fue saqueada en innumerables ocasiones.

Medina Azahara fue declarada Bien de Interes Cultural en 1923. Solo está excavada en un 10% de su superficie, aún queda mucho por hacer.

 ¿Volverá a ser Madinat Al-Zahra “La Cuidad Brillante”?

Os dejo un fragmento de la novela  “El Arquitecto de los Cielos” de Jacques Cardona y Gérard Soliveres, en el que nos describen fielmente como eran los jardines de Medina Azahara.

“Allí está el paseo de los naranjos, de acuerdo con el nombre que le habéis dado a la cuidad. Dan frutos suculentos durante todo el año. Pero no son, ni muchos menos, los únicos. Como podéis comprobar, también hay azufaifos, limoneros, granados y otros árboles maravillosos, como los del jardín del Edén. El cortejo caminaba por una calzada de granito rosa con mosaicos de arabescos en los bordes. Todo era encantador. Bastaba con extender la mano para palpar y saborear la dicha. Repartidos armoniosamente, rodales de enebros, matorrales de brezos y arrayanes, macizos de jazmines, lilas púrpuras y jacintos, emanaban fragancias y añadían a la explosión de colores los olores exquisitos del Paraíso. Al final del paseo la vista se explayaba de repente en una maravilla de verdor trémulo, inundaba de sombra fresca. Al borde de una laguna cristalina con orillas de arena fina, las columnas gráciles de unas palmeras datileras, fénix y arecas proyectaban sus penachos de palmas en el cielo. Aquí y allá, los matorrales de alóes, laureles y malvaviscos daban un toque de color a la hierba tierna”

“El Arquitecto de los Cielos” de Jacques Cardona y Gérard Soliveres,